Creo firmemente que la actitud de toda persona exitosa es dar valor sin pedir nada a cambio.

Llegué a este país con una maleta cargada de sueños, buscando un futuro prometedor y en el camino he aprendido que cada experiencia vivida fue forjando el temple que ahora puedo poner al servicio de quienes quieren desarrollarse en el negocio de la gastronomía.

La cocina llegó a mi vida para mostrarme todo lo que sería capaz de hacer. Crecí bajo el paradigma de que la cocina era exclusiva para las mujeres y quizás por eso nunca pensé que podría ser tan bueno haciéndolo. Ahora disfruto de cocinar para otros y en especial para mis hijos, de quienes he aprendido a valorar el privilegio que tengo de poder estar a su lado y acompañarlos en los momentos especiales de sus vidas.

Verlos crecer junto a mi negocio, me dejan la satisfacción de saber que todo este viaje ha valido la pena.

Aromas del Perú ha sido mi casa y mi escuela por más de 10 años y en esta etapa de crecimiento estoy muy entusiasmado de acompañar a nuevos emprendedores a lograr hacer sus sueños realidad en un mercado que cada día se hace más competitivo.

Nuestro objetivo es llevar el orgullo y la sazón de la gastronomía de mis ancestros a un mayor número de localidades, manteniendo la mística de trabajo y el respeto por los sabores patrios.

¿QUIERES SER PARTE DE NUESTRA CADENA DE RESTAURANTES?

COCINAR TRANSFORMA EL MUNDO